Nebraska Club. Sesion 1 "Welcome to Nebraska"
11 noviembre, 16 - 21 h


Sesión 1. “Welcome to Nebraska”(Raquel G. Ibáñez)
Introducción Nebraska
Introducción Breve Historia del Fracaso
Dinámica 1 / Ser un mueble (Clement Cadou + George Perec)
Dinámica 2 / Bautismo en el club. (Puesta en común de proyectos pendientes, no realizados, fracasados, etc. )
Calendario


Nebraska 2.0:
Mail colectivo a participantes con materiales
Post en web de SAD.


Sesión 2 “ (Raquel G. Ibáñez)
Inicio sesión
Dinámica 1 / Los Bartlebys: (Vila Matas, Jean-Yves Jouannais y Herman Melville, of course)
Dinámica 2 / Los objetivos infinitos (Biblioteca Brautigan)
Calendario


Nebraska 2.0:
Mail colectivo a participantes con materiales
Post en web de SAD.

Sesión 3 “Go Go Generals”(Raquel G. Ibáñez + Carles Sauri Angel)
Inicio sesión.
Dinámica 1 / Pendulo de Newton.
Dinámica 2 / Invitado sesión. Cales Sauri Angel partiendo de su proyecto “Go Go Generals!”, un proyecto que investiga la derrota partiendo de los Washington Generals el equipo creado para perder todos sus partidos contra los GloberTrotters.
Dinámica final
Calendario


Nebraska 2.0:
Mail colectivo a participantes con materiales
Post en web de SAD.


Sesión 4. “Everything is awesome” (Raquel G. Ibáñez)
Inicio sesión.
Dinámica 1 / “Everything is awesome”
Calendario


Nebraska 2.0:
Mail colectivo a participantes con materiales
Post en web de SAD.
Avance programa
Nebraska Club es un proyecto de investigación en torno al fracaso. En un formato indefinido, entre taller, espacio de encuentro, grupo de afinidad o club de losers, se pretende trabajar de manera ciclica y colectiva en torno al fracaso como un espacio de posibilidades.

El fracaso no deja de ser una palabra sobre la que orbitan y se desprenden otros conceptos que pueden resultar punzantes, perversos o narcotizantes, por eso es mejor afrontarlo desde diferentes ópticas, contando con diferentes voces, experiencias y subjetividades.

Nebraska Club se articula a través de diferentes sesiones a lo largo de este curso en las cuales se plantearán distintos lugares donde abordar este concepto: desde unas simples lecturas, pasando por la visita de diferentes artistas y comisarios que trabajen o hayan investigado este tema. Los encuentros colectivos de Nebraska, contarán con un objetivo a forma de excusa basado en que cada participante del taller desarrolle su proyecto no-realizado/imposible/fracasado hasta las últimas consecuencias.

Nebraska Club es un proyecto ideado por Raquel G. Ibáñez que se llevará a cabo desde noviembre de 2017 a junio de 2018 en Storm And Drunk. La naturaleza independiente a.k.a. perdedora sin subvenciones posiciona a SAD y los proyectos que acoge en una situación de extrema fragilidad. Por ello, esta actividad contará con una cuota (simbólica) de inscripción destinada a los gastos del espacio.
Nebraska, además de ser un lugar remoto y frío o una peli en blanco y negro bastante tristona, era un bar de perritos calientes made in Madrid y ahora es un proyecto y es que el orden de los factores no altera el producto, amigos. Hace menos de un año, una selecta comitiva comenzamos a frecuentar el Nebraska de Bravo Murillo como una especie de ritual semanal en el que poder vomitar todos los miedos, malas vibras y sobre todo, frustraciones del día a día en torno a lo que llamamos “práctica artística”.

Nuestros encuentros eran funcionales y radicalmente renovadores, por ello, empezamos a ampliar y expandir la filosofía con otras amigas que nos visitaban al barrio. El fracaso era el eje que vertebraba nuestros encuentros. Un brindis al sol entre familias celebrando un cumpleaños y primeras citas de Tinder comiendo el sándwich especial.

Total, que cuando la cosa empezó a tener más cuerpo nos llega la noticia que cierra. Fue dicho y hecho. El Nebraska cerró y para nosotras fue una pequeña tragedia cotidiana.


El cierre del Nebraska fue la pérdida de un refugio, sin embargo, la necesidad y deseo suelen ser más escurridizas que los traspasos de los locales, por ello, empezamos a elucubrar con la posibilidad de hacer del Nebraska un concepto, un espacio que no es necesariamente físico, un lugar de encuentro para utilizar esas sesiones en torno al análisis de la frustración y el fracaso como punto de partida. Para expandir el fallo, el error, hasta sus últimas consecuencias.

Al igual que el bar de Bravo Murillo, nuestro Nebraska necesita adeptos que acudan cíclicamente a él, que adquieran un compromiso como los adeptos del perrito caliente del dinner castizo por excelencia que nunca lo cambiaron por un Starbucks. Nebraska busca gente que quiera cuestionar el binomio éxito-fracaso, que quiera compartir los suyos con los demás, que quiera sentirse arropado por iguales y a la vez con ganas de poner a prueba toda esta gran escenografía de la que formamos parte.
Puedes leer un poco más sobre el origen del proyecto
El origen
aquí
Estructura
Este proyecto se articula mediante diferentes sesiones a lo largo del curso. El calendario provisional incluye 1 sesión cada dos meses, aunque al tratarse de un proyecto con distintas voces y sin ninguna atadura institucional, podrán acordarse más reuniones. Entre sesiones físicas se pretende generar cierta comunicación 2.0 entre el grupo para así mantener vivo el espiritu Nebraska.